• Alejandro Ordoñez González

Nunca, un sólo hombre.

Jamás nos mintió. Nunca afirmó que un hombre solo podría cambiar todo. Sólo el pueblo podrá salvar al pueblo, dijo y nosotros contestamos: ¡No estás solo!

Ha llegado el momento de demostrarlo, sin dudas, titubeos o quejas. El camino será largo y no será fácil, pero nunca nos prometió un jardín de rosas.